Por encima de todas las cosas, debes ser consecuente contigo mismo” (Polonio)

 

Todos nacemos con un conjunto de patrones de preferencias que desarrollamos durante nuestra vida. Esto se relaciona con la  mano que usamos para escribir y cuál es la parte del cerebro donde las neuronas se comunican de manera más eficiente.

 

 

Es por esto, que es fundamental conocernos, tener claro nuestros gustos y preferencias en todo ámbito de cosas, ya que eso nos posibilitará ser consecuente con nosotros mismos, ser más eficientes y productivos.

Suena simple ¿verdad? Sin embargo, mi experiencia me ha demostrado que no es tan fácil, ya que no todas las personas saben en qué áreas fluyen mejor.

 

 

Esto mismo lo corrobora la Doctora Katherine Benziger, en sus años de investigación, donde ha identificado que los modos de procesar la información del cerebro de cada persona impactan en las actividades que realizan, logrando más efectividad y un mayor estado de felicidad cuando se realiza funciones ad hoc a sus talentos. 

 

Es por esto, que te invito a profundizar en tus cualidades, identificar en qué eres bueno, qué te gusta hacer y qué cosas te resultan más fáciles. De esta manera, lograrás actuar desde tus talentos y luego transformarlos en fortalezas.

 

 

Hoy me gustaría decirte que confíes en ti, en tu criterio, en lo que dicta lo más profundo de tu corazón. Finalmente tú siempre sabes lo que es mejor para ti. Pero claro, al escuchar “lo que es rentable”, “lo que es mejor reconocido”, “lo que es más eficiente” o el cómo “se deben hacer las cosas”, es fácil confundirse. 

 

No te juzgo por a veces haber tomado caminos que no iban alineados a tu corazón, te entiendo completamente, porque simplemente surgieron al querer hacer lo mejor posible en tu vida, y creo que todos alguna vez hemos tomado decisiones que no van alineadas con lo que profundamente queremos.

 

 

Pero me gustaría recordarte, que es TU vida, tú decides cómo vivirla, no te desprendas ni te desapegues de lo que te gusta hacer, de lo que fluyes, te hace feliz y te sientes cómod@ realizando.

 

Es verdad que también puedes trabajar en actividades que no vayan 100% alineadas con tus talentos, pero también es cierto que puedes trabajar en actividades que te sean amigables, en que sientas que aportas y no te complicas en el proceso.

 

 

Hace poco leí una estadística que decía que el 70% de las personas afirman haber tomado decisiones que no iban en pro de su propio criterio, quienes refieren que les sirvió para un momento de sus vidas, pero finalmente no se sentían auténticos.

 

 

Esto también lo he observado muchísimo en mis clientes, en que por diversos motivos estudiaron una carrera o comenzaron a trabajar en un área distinta a donde se encuentran sus talentos innatos. Lo pudieron hacer bien, sin embargo, pasado un largo tiempo trabajando en una zona que no era la preferente, se estresaron, en algunos casos se deprimieron y en otros casos perdieron el sentido del trabajo y de su vida.

 

 

Es por esto, que en esta oportunidad me gustaría invitarte a pensar en:

 

– ¿Para qué haces lo que haces?

– ¿Qué te gustaría lograr?

– ¿En cuánto tiempo te gustaría alcanzar esos objetivos?

– ¿Qué vas a hacer para alcanzarlos?

 

 

Recuerda que cuando conoces tus talentos, maximizas tu eficiencia.

 

Si quieres ayuda en esto ¡hablemos! Estaré feliz de ayudarte a descubrir donde están tus talentos innatos; el modo en que fluye tu cerebro eficazmente para procesar la información y de esta manera ayudarte para que seas sincer@ contigo mismo.

 

¡Que tengas una linda semana!