¿QUÉ CAMBIO ESPERAS PARA EL 2022?

Normalmente en esta fecha reflexiono sobre el año, reviso mis objetivos planteados a esta misma fecha del año anterior, hago check a los objetivos que cumplí, analizo qué pasó con los que no pude cumplir y me comprometo conmigo misma para los objetivos del próximo año.

Este año estoy particularmente contenta porque cumplí mis objetivos!! Si! esos que me planteé cuando inicié el Máster de Coaching y Liderazgo Personal en la Universidad de Barcelona en el 2017.

Cuando inicié el Máster me di cuenta que estaba trabajando en algo que realmente no me hacía feliz, todo lo contrario, me restaba energía ya que mis talentos innatos estaban más centrados en los procesos que en las personas. Fue ahí cuando renuncié a una compañía líder en el mundo de las telecomunicaciones, una empresa con múltiples beneficios y buenas oportunidades.

Hoy, luego de 4 años, me doy cuenta que efectivamente somos dueños de nuestros destinos y podemos cumplir todos los objetivos que nos planteamos si somos persistentes, por lo que realmente podemos generar un cambio en nuestras vidas.

Y es precisamente acerca de eso que me gustaría comentar: El Cambio.
¿Qué genera que queramos un cambio en nuestra vida? Ese cambio tiene que ser lo suficientemente bueno, como para motivar a tu cerebro a que produzca la dopamina necesaria para generar un cambio, promover la perseverancia, voluntad y cambios de hábitos para lograr concretar ese cambio.

Existen cambios que impactan y provocan que el sistema cambie, como también existen otros cambios que no impactan en el sistema. Por ejemplo, si en una Gerencia cambia el nombre de una persona por otra, sería un “cambio tipo I” como lo describiría Paul Watzlawick, ya que la Gerencia seguiría con las mismas funciones de antes. No obstante, si la Gerencia cambia de nombre implica un cambio “tipo II”, ya que cambia la manera de hacer las cosas dentro de la organización.

Es por esto, que al querer hacer un cambio, seas consciente de los resultados que implica este cambio, como también consideres los beneficios y costos, ya que los cambios positivos no son lo que sucede, sino el resultado de un esfuerzo. El resultado de un nuevo hábito, una nueva carretera neuronal y una nueva forma de hacer las cosas.
Por lo tanto, los cambios productivos requieren voluntad, para persistir ante las dificultades, como también tener flexibilidad y adaptabilidad ante las condiciones que emergen del ambiente.

Por lo tanto, cuando quieras cambiar una situación piensa “qué podría cambiar yo de esa esta situación” y comienza por ahí. Recuerda que cambiar es una capacidad, puesto que implica pensar cómo nuestras acciones, emociones y pensamientos impactan en nuestra capacidad de controlar lo que hacemos.

Para cambiar es necesario tener la habilidad para integrar información y analizar distintos puntos de vista, siendo conscientes de los límites que nuestros valores, creencias y emociones impactan en nuestra manera de pensar.

Por lo anterior, te recomiendo para los próximos cambios que quieras gestionar:

  • Considera beneficios y costos
  • Imagina cómo será tu vida cuando lo hayas logrado
  • Evalúa si realmente vale la pena todo el esfuerzo y persistencia que deberás invertir
  • Comprométete al cambio! Atrévete a pensar en una fecha lo suficientemente ambiciosa, pero realista.
  • Planifícalo
  • Hazlo! Y hazle seguimiento 

Espero que disfrutes al máximo este fin de año y que puedas generar esos cambios que estás esperando.

Te deseo toda la fuerza de voluntad, hábitos y capacidad resolutiva para el próximo 2022!

Un abrazoooo!

PAULINA FARÍAS MUÑOZ